domingo, 29 de enero de 2012

QUIÉN RÍE EL ÚLTIMO RÍE MEJOR.

 
Como reflexión de la asignatura, me gustaría finalizar comentando que, nuestra labor como futuros educadores/as sociales empieza por romper el muro que impide la comunicación entre el individuo y el medio, pero, además, también debemos acabar con las barreras que dejan incomunicados a los individuos de otros individuos. Es decir, se trata de luchar por crear una sociedad que rechace los comportamientos que incidan en los derechos y libertades de las personas, y que fomenten las desigualdades, como son: el racismo, el machismo, el sexismo, etc…

Así pues, bajo mi punto de vista, el blog supuso, en principio, una estrategia educativa bastante diferente a lo que estamos acostumbrados. Así, este llamó toda mi atención. Pero, a la hora de tener en cuenta el tiempo que dedicamos a los estudios a diario, he de decir que me ha supuesto mucho más trabajo que si hubiera sido un simple “portafolios”. Aunque, en su favor he de decir que, me está resultando mucho más gratificante que un portafolios, pues, aunque todavía no se si voy a continuar incluyendo entradas en este blog (por lo que he dicho de la falta de tiempo), si que es verdad que el pensar que no sólo el profesor es el único capaz de acceder a tus reflexiones sobre aspectos relativos a muchos y diversos temas, me motiva a hacer una buenas reflexiones.

Asimismo, la utilización del medio visual (videos), que no se puede plasmar en papel, me ha resultado de lo mas motivador, ya que a mi me gusta mucho más expresar a través de imágenes reflexionadas una opinión, que a través de simples palabras que surgen de la nada.

Así pues, me gustaría finalizar con este cortometraje -sin diálogo pero cargado de significado-, que trata sobre la reacción de algunos/as hacia la diferencia, y que, al fin y al cabo, “esconde” el mensaje de “quien ríe el último, ríe mejor”.

EXPOSICIONES COMPAÑER@S.

A continuación presento una breve reflexión de cada una de las exposiciones de mis compañeros y compañeras:



BULLYING:

Con respecto a dicha presentación me gustaría resaltar que, aunque fue la primera y ello supone más nervios, más desorientación, etc…, no estuvo nada mal, pues expusieron ideas novedosas, en torno a una problemática más que conocida dentro del ámbito en el que nos hallamos.

Aun así, tuvo razón el profesor al llamarnos la atención en cuanto a que el video que expusieron estaba cargado de estereotipos sobre este problema, pues, presentaba a los maltratadores-acosadores como víctimas de familias “desestructuradas” que lo único que necesitan es “un poco de comprensión”. Es decir, presentaba un perfil estándar y universal de maltratador-acosador escolar.



MENORES INMIGRANTES (NO ACOMPAÑADOS):

En torno a esta presentación, he de decir que, aunque trataron de ser dinámicos al principio indagando en los conocimientos que la clase tiene sobre lo que son los menores inmigrantes, finalmente se ciñeron de nuevo al PowerPoint, presentándonos datos a cerca el colectivo tratado.

Aun así, de entre todos esos datos, me resultaron curiosos y a la vez llamativos los datos en torno al número de plazas de las que disponen los centros de acogida de menores inmigrantes y la cantidad de niños y niñas en dicha situación presenten en nuestro país. Así pues, el desbordamiento que estos centros padecen me parece del todo inapropiado en un contexto social de supuesta búsqueda de la igualdad, la diversidad, el apoyo social, etc…, un contexto situado en el “avanzado” siglo XXI, que nos muestra, una vez más, la “des-evolución” en la que nos encontramos inmersos, ya que los estados destinan los recursos a las causas menos prioritarias, dejando de lado problemas sociales como este, entre otros muchos.



ÁMBITO DE LA SALUD EN TORNO A PROBLEMAS PSICOLÓGICOS:

He de decir que me habría gustado poder disfrutar en esta exposición de testimonios de las familias de las personas que tienen problemas psicológicos o trastornos psicológicos, pues, se trata de un colectivo que me llama mucho la atención y que, según creo, no se le da la importancia que requiere.

Así, puede que fuera dicha motivación la que mantuviera mi interés a lo largo de la exposición o bien que la exposición estaba bien estructurada. En ambos casos, he de felicitar a este grupo por presentarnos el tema desde el punto de vista del entorno social más cercano del colectivo “necesitado” de intervención.



AULAS HOSPITALARIAS:

Con respecto a esta exposición, he de decir que, a pesar de ser una única persona la encargada en presentarnos el tema, pues había hecho un trabajo individual, su exposición me pareció bastante adecuada y acorde al colectivo.

Además, las conclusiones a las que llegó con respecto a las nuevas tecnologías y su uso como “niñeras” de éstos menores que se encuentran en los hospitales, me pareció que se salió de lo que hasta el momento se estaba haciendo en las exposiciones, pues presentó abiertamente su opinión con respecto al tema, en lugar de ceñirse a datos objetivos “comprobados empíricamente”.



PROSTITUCIÓN:

A pesar de la dificultad que debe suponer exponer un tema a la clase en un idioma que no es el tuyo, estas dos compañeras consiguieron presentar un excelente trabajo “científico” con respecto al tema de la prostitución, analizándolo desde la perspectiva española y la italiana.

Así pues, el hecho de considerar “científico” a su trabajo, se deriva de la forma en la que éstas lo han abordado, pues, al proceder de una carrera como es psicología, están acostumbradas a realizar trabajos estructurados de ese modo (comenzando con una exposición de la hipótesis, los objetivos, presentando posteriormente teorías psicológicas y demás al respecto, etc…)



ACOGIDA Y ADOPCIÓN:

Con respecto a este tema, que siempre ha captado mi atención, he de decir que aprendí varias cosas que no sabía hasta el momento, pero, aun así, la exposición que realizaron se ciñó al PowerPoint, por lo que, seguramente, de no haber sido un tema que me gusta, no habrían logrado captar mi atención.



INTERVENCIÓN EN EL ÁMBITO DE LA POBREZA. (TRANSEUNTES, PERSONAS SIN HOGAR…)

Con respecto a estos compañeros, he de decir que, a pesar del poco tiempo que tuvieron para exponer, lo hicieron bastante bien, pues, entre otras cosas, los datos que aportaron al respecto, llamaban bastante la atención.

Además, me pareció de lo más “innovador”, dentro de la línea que han ido siguiendo los demás grupos, el hecho de incluir la grabación de una entrevista con el coordinador de un centro para personas sin hogar, en el que hacían un resumen de todo lo comentado. De este modo, consiguieron sensibilizarme con respecto a este colectivo y dejarme con las ganas de visitar dicho centro o cualquier otro destinado a lo mismo, de modo que pueda conocer más de cerca a este colectivo.



PERO…

Así pues, en general, en torno a las presentaciones, he de decir que me resultaron del todo similares en cuanto a que, más o menos todo el mundo, se ciñó a realizar un PowerPoint resumen del trabajo escrito, y presentación teórica del mismo.

Así pues, bajo mi punto de vista, habría sido más adecuado innovar y presentar a la clase los temas más dinámicamente, de forma que se consiguiera acabar con las monótonas presentaciones de PowerPoint “tradicionales”, y se lograra a su vez sensibilizar a la clase en torno a todos los temas presentados.

ADIVINA QUIEN VIENE A CENAR ESTA NOCHE.



Tras el visionado de la película me dispongo a presentar, en este blog, el trabajo realizado después de las sesiones de EPD en torno a ésta:

1.     ¿Crees que la situación de “desadaptación” que se presenta en la película está ya superada en nuestra sociedad? ¿Por qué?

Bajo mi punto de vista, todavía se siguen dando casos en los que, aunque la “inclusión social” y la visión positiva del mundo esté más o menos integrada “teóricamente” en los esquemas mentales de muchas personas, en la práctica, no siempre cuadran sus acciones con estos esquemas. Así, al igual que vemos en la película como los padres de ella, aun a pesar de haberla criado en la igualdad y la diversidad, una vez deben enfrentarse al “conflicto” que para ellos supone que su hija se relaciones con un hombre negro, vemos como reaccionan con sorpresa e incluso de forma negativa, hoy en día, hay muchas familias que siguen esta misma línea.

Así, conozco algunos casos de madres y padres que les repiten a sus hijas que “nada de hacerte novia de un “panchito” (mote utilizado para referirse a una persona procedente de Latinoamérica), o lo mismo pero en relación a los/as árabes o a los gitanos, etc…

Por tanto, seguimos viviendo en una sociedad desigual y desadaptada, que trata de enmascarar todo ello, pero que, debajo de la máscara, todavía conserva los prejuicios de antes.



2.     Identifica las diferentes actitudes de los personajes de la película ante la situación. Intenta analizar las motivaciones y el origen de esas actitudes.

Joanna: presenta una actitud feliz ante todo el conflicto surgido durante la película. Así, podemos ver una escena en la que mientras están discutiendo sobre el tema, ella está probándose felizmente sombreros, bailando, etc… Es decir, parece ser una persona desprovista completamente de prejuicios y valores negativos, lo cual, bajo mi punto de vista, resulta del todo ficticio e irreal.

John: presenta una actitud cauta y preventiva, tratando de superar el conflicto de la forma más racional posible.

El padre de Joanna: aunque al principio se muestra reacio ante la idea de que su hija se case con un hombre “de raza negra”, posteriormente vemos como, tras entrar en razón gracias a las sabias palabras de la madre de John, éste se convierte en una pieza clave en la resolución del conflicto, pues hace un resumen de lo sucedido y “sienta las bases” para dicha resolución.

La madre de Joanna: al igual que el padre, al principio se muestra reacia, pero, al final al darse cuenta de lo feliz que es su hija con ese hombre, deja de lado el hecho de que él tenga la piel de otro color. Es decir, llega un momento en el que, en lugar de ver un problema que su hija se case con un hombre negro, lo ve una ventaja, pues se da cuenta de que, mientras su hija sea feliz, ella también lo será.

El padre de John: su actitud es reacia en todo momento, e incluso hay un momento en el que John deja clara la posición diferenciada entre él y su padre cuando le dice aquello de: “tu piensas que soy un hombre negro”, “yo pienso que soy un hombre.”

La madre de John: se muestra al principio sorprendida pero, al ser una persona receptiva, comprende enseguida que su hijo está enamorado de esa mujer, por lo que no le da mayor importancia, y, además, trata de que el padre de Joanna vea las cosas desde una perspectiva más positiva y menos catastrofista.

La criada: se muestra en todo momento reacia ante la situación, pues considera que las personas de raza negra deben ocupar puestos “inferiores” a los de los blancos. Así, vemos como se escandaliza al comprobar que la hija (blanca) de sus “amos”, es la pareja de un hombre (negro). Además cree que John está mintiendo y se está haciendo pasar por una persona de una clase social superior a la que pertenece, pues no concibe que una persona negra, haya alcanzado una “meta de persona blanca”.

El cura: presenta una actitud positiva hacia la noticia de la unión entre personas de diferentes etnias, ya que, según el mismo comenta, está acostumbrado a todo ello se, y que, incluso considera que los esfuerzos extra que estas parejas deben sobrellevar para conseguir que el matrimonio siga adelante, muchas veces provoca que esos matrimonios estén más unidos que los que se efectúan “sin problemas” entre parejas de la misma etnia.



3.     Con qué comportamiento te sientes más identificado/a (ponte en el lugar de los personajes). ¿Por qué?

Considero que me situaría en una posición cauta como la que adopta “John”, ya que, según pienso, es la posición más adecuada y “real”, pues, ninguna persona vive tan “alejada” de los prejuicios sociales como le pasa a “Joanna”. Es decir, bajo mi punto de vista, y como ya he comentado, el comportamiento y la actitud de este personaje son del todo irreales.

Así pues, aunque considero que actuaría más acorde a como actúa “John”, tampoco creo que hiciera exactamente lo mismo, pues el hecho de poner a los padres en la situación de decidir si quieren que su hija sea feliz al lado de un hombre negro o no, no me parece del todo acertado. En ese sentido, para mí, resultaría más acertado simplemente el comunicar la noticia pero, dejando claro, como hace en este caso “Joanna”, que las decisiones al respecto ya están tomadas.

Por otro lado, de haberme visto en esa situación desde el punto de vista de los padres, seguramente no me habría causado ningún problema, pues lo vería del todo normal.



4.     Crees que alguno de los personajes presenta un rol ante la situación que podría identificarse con el de un educador/a social. ¿Por qué?, ¿que conductas desarrolla?

Bajo mi punto de vista, los personajes que más se adecuarían a lo que es la figura del educador/a social, serían el cura y la madre de John.

El cura, puesto que aporta su visión positiva y trata de convencer al padre de Joanna para que éste se dé cuenta de que está actuando en contra de sus propios esquemas mentales. (“No sabes quien eres” “estás enfadado contigo mismo”, son dos frases que el cura emplea con el padre de Joanna)

Por su parte, la madre de John sería la que más encajaría en esta figura profesional, pues, realiza una labor de guía y apoyo, tratando de hacer entender a los demás que no tiene cabida ningún conflicto en dicha situación, pues sólo son dos personas que se aman y que quieren casarse, nada más.

“LECTURAS INADAPTADAS SOBRE LOS CIUDADANOS CON DIFICULTADES SOCIALES”

A continuación se presentan las reflexiones extraídas del artículo de Jaume Funes, trabajado en la segunda sesión de EPD:

  ¿Cuál es tu impresión general del artículo?, ¿hay alguna información o dato que te haya llamado la atención?, ¿por qué?

En primer lugar, he de decir que el título del artículo llamó especialmente mi atención, por la curiosa forma de expresar que vivimos en un mundo que genera por si solo desadaptación y exclusión social, ya que tratamos de forma diferente (a veces peor y a veces mejor) a las personas que se salen de la “norma social”, esto es, “a los ciudadanos con dificultades sociales”, cuando lo que deberíamos hacer es “incluir”, es decir, tratar a todas las personas por igual, diferenciándolas únicamente por aquellos rasgos que las hacen únicas y especiales (pero siempre desde el buen sentido).

[Por todo ello es necesaria la Educación Inclusiva de la que hablaba en otra entrada].

Además, me ha gustado comprobar que, por una vez, un artículo sobre intervención educativa con personas en riesgo de exclusión social, no trata de elaborar “recetas” estrictas que seguir para llevar a cabo una buena labor educativa, sino que, más bien establece lo que son las pautas, el inicio. Es decir, te ayuda a saber como empezar, pues te enseña a darte cuenta de lo que es y supone “la realidad”, así como, también trata de que aprendas a “ponerla en tela de juicio” antes de aceptarla. Aun así, para nada te restringe a un modo de actuar concreto, ni a una forma de finalizar el proceso. Por tanto, trata de que sepamos situarnos en el contesto en el que tengamos que intervenir (ejemplo: cuando habla de que “cuando se llega a convencer a la gente de que la calle es el reino del mal, del peligro, de los problemas, automáticamente tenemos un problema de marginación y de inseguridad”), para que, de este modo, nuestra intervención sea lo más beneficiosa posible para con las personas con las que vayamos a intervenir.

Por todo ello, vemos como desde el principio lo deja bien claro, ya que comenta que, posiblemente “mas de un profesional” leerá su artículo en “plan clínico” y diseñará tratamientos para cada una de las “enfermedades sociales”. Por esto mismo, vemos como nos habla de que: “para evitar todo eso, prefiero reflexionar de manera global, más integradora y recordar algunos marcos de referencia que todos ([…] los educadores de los social) deberíamos considerar”.

En este sentido, con respecto a nosotros/as como educadores/as sociales, cabe señalar que, tenemos que tener siempre claro que, la parte educativa y valiosa de todo proyecto o intervención, no es tanto el resultado final, o la meta, sino el proceso, el camino por el cual se llega a la meta.



  ¿Qué factores dificultan la inclusión en la sociedad actual?

Bajo mi punto de vista, y tras haber leído el artículo, considero que algunos de los factores que dificultan el proceso de inclusión en la sociedad de algunos individuos, son:

-  El acceso al dinero (y la falta del mismo).

-   Los hábitos adquiridos en contra de la “tendencia social”.

-   La edad (a mayor edad, mayor dificultad de inclusión social).

-   El nivel educativo.

-  La motivación personal, que te impulse o no a “salir” de tu “estado” de desadaptación.

-  La propia cultura en la que el individuo se desarrolle.

-  Los valores y roles que transmite y marca la sociedad.

-  Las infraestructuras de la sociedad.

-  Etc…



  ¿Cuál de ellos crees que es más determinante para que se genere una situación de exclusión social?

Bajo mi punto de vista, la interacción de la transmisión de la cultura, de la influencia de la sociedad y del poder de la educación, son los factores clave de la desadaptación. Aunque, destacando a la educación por encima de todas.

Así, por ejemplo, puede decirse que, un individuo que ha crecido en un entorno educativo que promociona su capacidad reflexiva y crítica, será más capaz de enfrentarse a situaciones límite y superarlas, que un individuo que la única educación que haya conocido sea la que se centra únicamente en la transmisión de conocimientos.

Además, siguiendo esta línea, puede decirse que, la educación, es una forma de transmisión cultural (por lo que engloba a su vez a este punto), y, además, mediante la educación se pueden “conseguir” alcanzar una ciudadanía reflexiva y crítica, que no acepte las cosas sin más, es decir, que los individuos no sean “recipientes” de información, esto es, sujetos pasivos, sino, todo lo contrario, es decir, que sean sujetos activos que participen plenamente en su propio desarrollo. De este modo, una sociedad compuesta por ciudadanos/as reflexivos y críticos, transmitirá valores “inclusivos”, rechazando todo aquello que forma parte de la base de las desigualdades, esto es, por ejemplo: los roles de género, el sexismo, el machismo, el racismo, etc…



  Apoyándote en el artículo, construye tu propia definición de desadaptación social.

El concepto de desadaptación se establece en el punto en el que convergen, el sentimiento (de desadaptación) del individuo, con el sentido que la sociedad atribuye a la “desadaptación social”.

Así pues, a continuación se muestra un esquema que trata de aclarar dicha definición:



  Plantea un ejemplo en el que las políticas o acciones de integración, generen más marginación de la que intentan evitar.

Por ejemplo, a través de la enseñanza, únicamente a través de una asignatura, de la llamada “Educación para la ciudadanía”, parece como si, en lugar de tratar de generar sujetos activos (reflexivos y críticos) destinados a mejorar el futuro de la sociedad, se estuviera manipulando la educación para “crear” un modelo de ciudadano concreto. Así, en lugar de ‘incluir’, lo que se está haciendo, bajo mi punto de vista, es ‘excluir’, ya que volvemos a caer en la trampa de los “modelos”, que lo único que hacen es generar conflicto, pues, aquellos que no cumplen con dichos “modelos”, es decir, aquellos que se salen de los socialmente normalizado y aceptable, sufren de marginación y exclusión social.

Asimismo, la imposición de cursar un tipo de asignatura tan cargada de valores como es esta, supone para los adolescentes, que se encuentran en una de las etapas más críticas con respecto a asimilación cultural, una controversia que puede llevarles a negarse a estudiarla, o incluso esta puede haber sido la decisión de los propios padres, consiguiendo de este modo “marginar” a este adolescente que no cumple con lo que el “régimen educativo formal” le exige.

¿EN PROPIEDAD PRIVADA?

En mi proyecto de esta asignatura trabaje en grupo la temática de la Violencia de Género, pero, puesto que sería redundante volver a contar aquí el trabajo en sí, ya que dicho trabajo se entregará íntegramente al profesor, he pensado en contar, lo que para mi significó este trabajo y, por supuesto, la motivación que me llevó a elegir el tema de la Violencia de Género, a través del análisis de un Cortometraje titulado “En propiedad privada”, en el que, la intimidad del hogar, la posición social y la amabilidad que Carlos transmite a su familia y amigos enmascaran la situación angustiosa que padece su compañera sentimental Marta.

Se trata de un corto que pone de manifiesto un tipo de maltrato psicológico, mediante la dominación hacia la mujer. En éste se observa como llega a perturbar a la mujer, consiguiendo distorsionar de este modo su propia realidad (la de la mujer) frente al hombre -que la domina y manipula a su merced-.                                                                                                                    

Así pues, ¿Cuáles serían los límites de la experiencia posible, tanto para el hombre como para la mujer? Es decir, hasta que punto son libres o tienen la posibilidad de ejercer el libre albedrío, entre otras cosas. ¿Quién marca esos límites?

En el caso de Marta, puede observarse claramente como los límites de su experiencia posible están claramente delimitados por el agresor o maltratador, esto es, su marido Carlos. Así, podemos observar claramente como él le establece los límites, cuando, por ejemplo, le insiste en que su amiga no le conviene y que debe elegir entre su amiga o él (Carlos: “O Nieves o yo”), comenzando de este modo a “romper” los apoyos o sustentos de la mujer, aislándola de este modo de su “red social”, para, poco a poco transformarla en una persona completamente sumisa y dependiente de él, el agresor y dominante.

Otro ejemplo de establecimiento de límites por parte del hombre podemos verlo cuando llega a convencerla de que el trabajo que hace no es digno de ella, puesto que ella, a ojos de él, claro está, no es digna para nada (Carlos: “No entiendo como le pueden dar responsabilidad a quien no la tiene”). De este modo consigue hacer que ésta se plantee dejar el trabajo en lugar de dejarle a él, que es lo que debería de plantearse hacer, pero que no hace por miedo o porque a pesar de todo cree sentir amor hacia su agresor, ya que vive en una realidad distorsionada. Por tanto, vemos como Marta esta condicionada a hacer, decir y pensar todo como él quiere. Así pues, Marta se nos muestra como una mujer maltratada que se encuentra viviendo situaciones psicológicas y emocionales perturbadoras que la llevan a una pérdida de autoestima, de confianza en si misma, etc.

Aunque, cabe señalar que Marta, además de por su marido, se encuentra condicionada por otras personas de su medio más cercano, como es su madre por ejemplo, que trata de hacer ver a su hija que su marido es muy buena persona y que es ella la que le ve mal, la que “le provoca”. Todo ello también la está limitando, ya que en caso de plantearse abandonar a su marido, sabe que a lo mejor no contaría con el apoyo de su propia madre, lo cual la lleva a pensar que igual tiene razón “todo el mundo” y es ella la que está mal y que debería de aceptar a su marido tal y como es.

Por otro lado, en lo que respecta a Carlos, vemos a un hombre para nada satisfecho con su trabajo ni con su vida, que refleja sus problemas en su propia mujer haciéndola a ella no solo participe de ellos, sino protagonista. Es decir, Carlos establece esos límites, anteriormente comentados, hacia su mujer, de modo que, aunque fuera de su casa posiblemente se vea obligado en muchas ocasiones a ser un simple subordinado, de puertas para dentro se convierte en el que lleva “la voz cantante”.

Se trata de un maltratador sobre todo psicológico, ya que vemos como intenta, en todo momento, desvalorizar y hacer daño psíquico a su mujer. Aunque, también ejerce un tipo de violencia sexual, pues abusa sexualmente de ella. Así, poco a poco va consiguiendo que ella llegue incluso a una “despersonalización”, al mismo tiempo que logra generar una dependencia “ficticia” por parte de ésta hacia él. Para todo ello, Carlos se vale de insultos, acusaciones, amenazas, críticas destructivas, gritos, manipulaciones, silencios, indiferencias y desprecios.

Así pues, vemos como la realidad que vive Marta fuera de casa es plenamente satisfactoria para ella, puesto que se encuentra realizando un trabajo que la motiva, donde es ella la responsable y la que está por encima, donde convive con otros compañeros de trabajo a los que describe como encantadores, etc. Mientras que, Carlos, es posible que esté viviendo una realidad fuera de casa para nada satisfactoria, en la que probablemente ejerza funciones como subordinado, etc. En cambio, la realidad que ambos viven dentro de casa es totalmente diferente. Carlos y Marta intercambian los roles, en los que se desenvuelven día a día fuera de casa, una vez que se encuentran en “propiedad privada”. Así, vemos como Marta adopta el papel de subordinada y sumisa hacia su marido, mientras que Carlos actúa como el “dueño” o “jefe” de su mujer, el que dicta las normas.

Por todo ello, se observa como, en la esfera de lo privado, Carlos dispone de plena libertad. Es decir, los límites de su experiencia posible dentro de su casa y hacia su mujer son los que él mismo establece, puesto que distorsiona los verdaderos límites de su mujer, haciéndola ver que ella está totalmente condicionada, aunque luego (Carlos) fuera de casa tenga que verse obligado a restringirse a los límites que se le impongan.

Tras todo ello, cabe hacer referencia ahora, dentro de este análisis detallado del Corto, a las características que atañen a las formas de hablar que aparecen en el corto, y a en que medida éstas se consideran una “verdadera conversación”.

Así pues, para analizar las conversaciones que aparecen en el corto es necesario establecer diferencias entre, las conversaciones telefónicas de Marta con su madre, con un compañero de trabajo y con su amiga Nieves y las “conversaciones” de Marta y Carlos.

Siguiendo el orden en que van apareciendo en el corto las conversaciones telefónicas:

Vemos, en primer lugar a Marta hablando con Tomás, que, suponemos, que es un compañero de trabajo de ella. La conversación es totalmente normal, ella se muestra preocupada por su trabajo, por sus compañeros e intenta ayudar en todo lo que puede. Cuando observamos a Marta hablando con Tomás no se aprecia nerviosismo, al contrario, se la ve satisfecha con su trabajo y consigo misma.

En segundo lugar, aparece Marta hablando con su madre. Dentro de la conversación se desarrollan dos etapas, una primera etapa donde Marta se muestra contenta por la llamada de su madre a la que le describe su trabajo y a sus compañeros de trabajo con una gran sonrisa, mientras que cuando la madre le pregunta por su marido, se da una segunda etapa, ya que vemos como a Marta se le borra la sonrisa de la cara y empieza a mostrarse nerviosa, triste e incluso frustrada.

En tercer lugar, aparece Marta hablando con su amiga Nieves por teléfono, tras haber contestado Carlos a la llamada, mostrándose atento y simpático. Dentro de la conversación se desarrollan también dos etapas, una primera etapa donde Marta se muestra preocupada por su amiga, y, una segunda etapa que se establece de nuevo cuando la amiga le pregunta por su marido. En ese momento o segunda etapa, vemos de nuevo una Marta nerviosa, triste, molesta, decaída etc… Aunque, se observa una notable diferencia con respecto a la conversación con su madre, ya que vemos como a primera vista la amiga apoya a Marta, mientras que la madre intenta convencerla de que Carlos es una buena persona y que es ella la única que no le ve así.

Así pues, puede considerar que, todas estas conversaciones telefónicas, son eso, conversaciones, ya que existe un feedback entre el emisor y receptor, así como, un mensaje que se comunica, etc. Aunque, cabe diferenciar dentro de éstas, la conversación entre Marta y su madre, pues ésta, “cojea” en alguno de estos aspectos (emisor, receptor, mensaje, feedback,…), ya que como he mencionado anteriormente, la madre intenta convencerla de que Carlos es una buena persona, mientras que Marta intenta hacer ver a su madre que lo esta pasando muy mal.

Finalmente, con respecto a Marta y Carlos, y bajo mi punto de vista, puede decirse que su forma de “comunicarse”, no puede llegar a considerarse como “conversación”, ya que son más bien como monólogos de Marta por un lado y monólogos de Carlos por otro. Es decir, cuando Carlos le habla a Marta, no la deja a ella hablar y cuando ella le habla a él, éste no la escucha. En definitiva, no existe ese feedback, y el único mensaje que se está transmitiendo es el de la dominación de Carlos hacia Marta y la sumisión de ésta hacia él.

Tras todo este análisis, me gustaría añadir algunas propuestas de intervención o estrategias de acción, como intento de resolución de los conflictos y modificación de los límites de la experiencia posible, sobre todo, de Marta.

Así, bajo mi punto de vista, sería necesario realizar, en primer lugar, una intervención terapéutica (con profesionales), tanto con el hombre como con la mujer, y a ser posible, por separado. Con todo ello, se buscaría minimizar el grado de sumisión que padece Marta, aumentando su autoestima y confianza en sí misma, así como el grado de autoridad que cree poseer Carlos. De este modo, se intentaría indagar en las causas que han llevado a Carlos a comportarse así con su mujer, además de que se intentaría hacer ver a la mujer que la realidad impuesta por su marido es ficticia y que en realidad los “limites” -de su experiencia posible-, debería de ser ella quien los estableciera y no otra persona, y menos un maltratador.

Otro aspecto importante en la terapia, sería conseguir abrirles los ojos a ambos hacia el rol que desempeña Carlos, es decir, que tanto ella como él se dieran cuenta de que Carlos está actuando como un maltratador psicológico y puede que también físico. Esta terapia sería una forma de intentar poner solución al problema de la forma menos radical posible. De este modo, se intentaría conseguir (caso de que fuera posible) que ambos llegaran a convivir felizmente.

Pero, como en el corto queda reflejada también una violación sexual por parte de Carlos hacia Marta, podrían verse con ello indicios de un maltratador mucho más agresivo y dañino, de modo que si así fuera, la mejor opción sería ayudar igualmente a Marta con la terapia anteriormente mencionada, pero, además, recurrir a las autoridades y dejar que estas hicieran cuanto estuviera en sus manos para ayudar a Marta y alejar a Carlos de ella, puesto que éste representa una seria amenaza para ella.

En este sentido, sería necesaria una intervención con Marta a diversos niveles, psicológico, educativo, emocional, etc. Así, se debería de ayudar a esta mujer a que “desaprendiera” lo que hasta ahora había creído era lo “verdadero, bueno y real”, para que aprendiera a valorarse, a tener una mentalidad crítica con respecto a lo que los demás opinan de ella, enseñarla a saber reaccionar ante las situaciones conflictivas de ese estilo., etc., a través de talleres individuales o incluso compartidos con otras mujeres en su misma situación. Es pues aquí donde entraría la tarea de un Educador/a Social.



Para finalizar todo esta reflexión y análisis de lo que a violencia de género se refiere, cabe aludir a que, tal y como reflejamos en el trabajo, ninguna mujer (ni ningún hombre) está exenta/o de ser o convertirse en víctima de la violencia de género. Así, aunque todo y todas podríamos decir que nosotras/os no dejaríamos que nos pegaran de esa forma o nos humillaran, debemos de tener en cuenta que, antes de llegar a un nivel de violencia física o psicológica grave, antes, el maltratador a humillado, aislado y destrozado psicológicamente a la víctima, de modo que ésta, llega a convertirse en dependiente de su propio agresor, sintiéndose incapaz de abandonarlo.


sábado, 28 de enero de 2012

NECESIDAD DE CAMBIO. POR UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA REAL ¡YA!

La tarea de la educación consiste, ante todo, en lograr que el individuo logre integrarse y mantenerse en la sociedad. En esta tarea, toman partido tanto el sujeto que aprende, como el sujeto que enseña, así como también toman parte de ella, la cultura y hasta la propia sociedad.

De este modo se entiende que, para lograr este objetivo, antes, se deben de recorrer toda una serie de pasos, comenzando por la transmisión de la cultura al sujeto que aprende. Pero, ¿Cómo transmitir esa cultura ligada a la sociedad o mundo común?

José Gimeno Sacristán hace alusión a este aspecto en su libro “La educación obligatoria: su sentido educativo y social”, donde hace referencia a la idea de que la transmisión cultural no se debe limitar a la simple aceptación de lo ya dado, a la simple asimilación sin cuestionamiento de la cultura establecida, sino que la verdadera transmisión cultural se consigue mediante una subjetivación de la misma por parte del sujeto que aprende, apropiándose de este modo de la cultura, cuestionándola y siguiendo así una forma de “vivir la cultura”, como bien diría  Jerome Bruner. 

Todo lo contrario a esta cultura asimilada subjetivamente, es una cultura objetivada, que se muestra como un “objeto” carente de “vida” ante el sujeto que aprende. Se trataría pues, de la cultura –ya dada-, que la sociedad muestra como válida y establecida; una cultura que constituiría simples “paquetes” llenos de conocimiento, pero carentes de valores, juicio moral y razón al fin y al cabo. Se trata de una cultura que se asimila sin cuestionamiento alguno, como si se tratase de un bocado de comida que se intenta traga sin masticar y sin digerir con agua y que se queda atascado en la garganta. Los sujetos que se limitan a asimilar de este modo una cultura considerada como “muerta”, no pueden llegar a insertarse y mantenerse en la sociedad, más que como sujetos masificados sin ningún rastro de creatividad, libertad o individualidad.

Aunque, cabe señalar que, en la sociedad actual, se han establecido otros modos de transmisión cultural como puede ser la llamada “Disneylización de la cultura”. Se trata de un tipo de cultura que se construye bajo los parámetros de lo entretenido y lo divertido, creando de este modo la ilusión óptica de un mundo en el que solamente importa la diversión, un mundo “Disney”, de ahí el nombre. El problema que plantea una transmisión cultural de este tipo es que “la diversión” que empieza siendo el medio para llegar al fin de la transformación del mundo común (sociedad), acaba convirtiéndose en el propio fin. Por tanto, el peligro que ésta tiene en la sociedad  y en cada uno de los individuos que la compone, guarda relación con la construcción de un futuro que nada tiene que ver con la realidad existente, con el verdadero mundo común, que para nada tiene como fin el divertirnos, como si de un parque de atracciones o de algo semejante se tratara. Así pues, como bien mencionaba Marc Augé, cada vez más se esta percibiendo esta “Disneylización” de las ciudades, incluso el autor se imagina un futuro en el que apenas nadie viva, ni trabaje, ni estudie, sino que solamente existan turistas y empleados de Disney disfrazados de personajes mágicos dispuestos a divertirnos.



Por último, no olvidar tampoco, la transmisión de la cultura que muestra al mundo como un “espectáculo” en el que la pobreza y la marginación son motivo de audiencia televisiva. A todo ello hace mención Paco Roda, trabajador Social de la  Universidad Pública de Navarra en el blog de Manuel Delgado, donde comenta que “la Cuatro con Callejeros y la 1 con Comando Actualidad han convertido la degradación social y personal en la salsa rosa de la pobreza, mostrando a sus respectivos reporteros como inmersos en la jungla de la miseria y a la actualidad suprema del dolor como un espectáculo”.



Otro aspecto importante que la educación debe contemplar, es ese gran salto que tanto el sujeto que enseña como el sujeto que aprende deben dar, esto es, el convertirse ambos en sujetos de la experiencia.

Entre tanto, nos encontramos en la educación, un educador que para nada plantea la transmisión de la cultura subjetivada, un sujeto que busca una mera transmisión de conocimientos sin plantear posibilidad alguna de “feedback” para con el educando, un sujeto pagado de si mismo, egocéntrico, en tanto que busca ser modelo a seguir por el educando y que no contempla al otro como medio de conocerse a si mismo, sino que se considera más que “conocido” (autosatisfecho; “encantado de haberme conocido”), pero, ante todo, es un sujeto que no deja al educando seguir sus propios pasos, en tanto que estos pudieran conducirle a convertirse en sujeto de la experiencia. Por ello, vemos a un educando homogeneizado, que no encuentra en el marco de la educación su propia individualidad que lo diferencie del resto, que lo haga único, un sujeto atrapado en una educación que lo trata de objeto, que debe ser creado según un plan ya trazado del que para nada éste forma parte, en definitiva, un sujeto que aprende a “aceptar” que no logrará alcanzar su condición como sujeto de la experiencia, debido a todos esos obstáculos que la educación y el sujeto que enseña le van colocando en el camino.


En definitiva la escuela “[…] es uno de los lugares donde se fabrican las personas, donde se crean las formas de pensar, las formas de actuar, etc. […] donde se crean además las diferencias sociales etiquetadas, legítimas. […]” como bien decía Pierre Bourdieu, etnólogo y sociólogo.



Así pues, tras todo ello, me gustaría proponer una universalización de lo que llamamos “Escuela Inclusiva”, pues, bajo mi punto de vista, dicho tipo de educación, si se da realmente en la práctica, puede suponer una mejora del marco educativo formal. Es decir, en lugar de llevar a cabo una educación “especial”, apartada del eje central, lo que se debe de hacer es integrar, incluir. Así, puede decirse que, la Educación inclusiva no es:

-     La ubicación en un aula ordinaria sin más de los alumnos con necesidades especiales.

-     La intervención individualizada del alumnado, es decir, no se trata de una educación “paralela” a la normal.

-     Considerar al alumno/a como deficiente por salirse de la “norma social”.

-     Un acto de altruismo o caridad.

-     Una responsabilidad de los especialistas.

-     Una asimilación a la “normalidad estandarizada”.



Por tanto, y contrario a lo expuesto con anterioridad, puede decirse que la Educación inclusiva es:

-     El derecho del alumno/a a una educación de calidad y eficaz.

-     Un tipo de educación que se realiza en el marco ordinario.

-     Una educación centrada en la individualidad total del alumno/a.

-     Una educación basada en la equidad.

-     Un tipo de educación que consigue la convivencia y la participación de todos/as.

-     Una educación que, se refiere, afecta e implica a toda la comunidad educativa.

-     Una educación plena.

-     Un enfoque metodológico globalizador y significativo.

-     Una educación basada en el valor de la diversidad.

-     Es, en suma,  una cuestión actitudinal, ética y vital.



En definitiva, “La educación inclusiva es ante todo y en primer lugar una cuestión de derechos humanos ya que defiende que no se puede segregar a ninguna persona como consecuencia de su discapacidad o dificultad de aprendizaje, género o pertenencia a una minoría étnica (sería algo que contravendría a los derechos humanos). En segundo lugar, es una actitud, un sistema de valores y creencias, no una acción ni un conjunto de acciones. Una vez adoptada o por una escuela o por un distrito escolar, debería condicionar las decisiones y acciones de aquellos que la han adoptado puesto que incluir significa ser parte de algo, formar parte de un todo, mientras que excluir, su antónimo, significa mantener fuera, apartar, expulsar” (Arnaiz, 2003).

Educación inclusiva como “el medio más efectivo de combatir las actitudes discriminatorias, creando comunidades de bienvenida, construyendo una sociedad inclusiva y alcanzando la educación para todos; además, proporciona una educación eficaz para la mayoría de los niños, mejora la eficacia y, en último término, la relación coste-efectividad de todo sistema educativo” (UNESCO: Declaración de Salamanca, 1994, XI).

“Es una forma de vida, una manera de vivir juntos, basada en la creencia de que cada individuo es valorado y pertenece al grupo. Una escuela inclusiva será aquella en la que todos los estudiantes se sientan incluidos” (Patterson, 1995, V).

“Es una forma mejor de vivir. Es lo opuesto a la segregación y el 'apartheid'. La 'inclusión' determina donde vivimos, recibimos educación, trabajamos y jugamos. Tiene que ver con el cambio de nuestros corazones y valores” (Pearpoint y Forest, 1999, 15).

 Dicho todo esto, y tras dejar clara la diferencia entre lo que es y lo que no es Educación Inclusiva, he de decir que, basándome en mi propia experiencia dentro del marco formativo ordinario, lo que hoy en día se está llevando a cabo en la mayoría de las escuelas, no es una Educación inclusiva, sino, más bien una educación segregada, separada y que separa. Así, puede verse como se plantean soluciones ante el “alumnado especial”, que tienen que ver con clases a parte y especiales para ellos/as. Es decir, se trata de separar a los y las que no son “normales” de los que “si lo son”. Por tanto, con esto lo que estamos viendo es que, las desigualdades se generan en el núcleo de la escuela en primer lugar y van enraizándose en la mentalidad de la sociedad hasta convertirse en un problema social, cuando, en realidad, una escuela que apostara por una educación inclusiva, no sólo estaría ayudando a esos/as alumnos/as con necesidades especiales, sino, a toda la clase, pues todo el alumnado formaría parte de su propio aprendizaje en lugar de ser simplemente sujetos pasivos que reciben y almacenan conocimientos. Así, se atendería a la diversidad en lugar de a la diferencia. Asimismo se trataría de conseguir sujetos que aprenden activos y participativos en su propio desarrollo y proceso de aprendizaje, por tanto, todo ello, supondría un claro avance hacia una sociedad menos excluyente, más igualitaria, más comprensiva, más abierta, y, en definitiva, mejor.